Si quieres q las entradas te lleguen a tu correo pulsa aquí

lunes, 17 de julio de 2017

Dando alas

Se hacen mayores, eso es indiscutible pero es alucinante lo rápido que crecen y quieren defenderse por ellos mismo.

El sábado dejaba a Javier en un campamento de verano, en un Campus de baloncesto.... Va a ser la primera ver que esté sin ver a alguien de la familia durante una semana. La verdad es que fue todo muy rápido... Y es que escribiendo un artículo sobre el verano en un periódico en el que colaboro eche la vista atrás y me puse a recordad las cosas que hacía en el verano.... Y apareció aquel primer campamento de Sabinillas, no como ahora que es más corto... De los de 15 dias! Jajajajaj.... Y el segundo... Y como soy de mala memoria rápidamente le escribí a mi amiga Inés para preguntarle en qué año fuimos nosotras por primera vez para compararme con Javier más o menos.



La idea de ir solo sin amigos del colegio me echaba un poco para atrás, pero él mismo me dijo que no le importaba....así que...decidido! Cómo lo pensamos tan tarde solo quedaba sitio en el tercer turno. 
El viernes por la tarde le preparé su maleta y a volar.


Por cierto! Recuerdo como mi madre me marcaba la ropa cuando me iba de colonias o campamento... Atrás quedan las cintas blancas escritas a boli y pegadas con la plancha... gracias a Nely he descubierto estos sellos (además personalizados) ideales, los míos ya tienen marcados hasta los carzoncillos, y lo bueno es que el sello se puede utilizar para libros y para cualquier otra cosa. En el que yo encargué aparecen dos niños y en lugar del nombre he querido poner el primer apellido para que les sirvan a los dos. A María le quiero encargar otro para la ropa de su guarde.


Estaba nervioso a la vez que ilusionado, no sabía que se iba a encontrar allí, solo la idea de jugar a baloncesto y divertirse con otros niños.



 Y allí lo dejé, casi sin despedirme porque la ilusión de su equitación recién entregada allí mismo le hacía salir corriendo a la cancha. Y yo, madre desprendida  donde las haya me quedé  ( para mi sorpresa) con un pellizco y una "preocupación" que hasta ahora no había tenido jamás.